Rock

«Dame seis cuerdas y seré feliz»

(BB King)

¡Vive el Rock en primera persona!

Clases Individuales

¿Cuántas horas le has dedicado a ese solo de guitarra, a ese ritmo de batería, a ese fraseo de bajo, a esa melodía de teclado o a ese verso que parece tan complicado de cantar? Sin la ayuda de un experto muchas de las horas que le dedicas a tu instrumento pueden resultar poco efectivas. Desarrolla al máximo todo tu potencial en las clases individuales de Rockin’ MAD y avanza paso a paso, escalón por escalón, hasta alcanzar el nivel que persigues.

Una hora por semana, frente a frente, sin interrupciones, sin distracciones, sin ruidos molestos, con todos tus sentidos puestos en tu instrumento y en la música. Progresarás sin darte cuenta y pronto estarás tocando como siempre has deseado.

 

Precios

Matrícula: 20€

Mensualidad: 160€

Frecuencia y duración: 1 vez por semana, 1 hora.

Ciclo Lectivo: de octubre a junio (ambos inclusive), septiembre y julio opcionales.

Público: jóvenes y adultos de todas las edades.

Instrumentos: guitarra, bajo, batería, teclados y canto.

Clases Colectivas

Sala Rock
Sala Rock

En las clases colectivas de Rockin’ MAD sólo tienes que aportar un ingrediente: ganas de tocar rock. Nosotros nos encargamos de todo lo demás: de la sala de ensayo, del repertorio, de los instrumentos, de los equipos, de los otros músicos, de los bolos … ¡y de toda la energía del rock!
Una hora y media por semana, la comodidad de nuestras instalaciones, la calidad de nuestros equipos, la calidez de nuestros profesores y tus ganas de tocar. Un … dos … un, dos, tres, cuatro y con la energía del rock será como si nada más existiera.

 

Precios

Matrícula: 10€

Mensualidad: 90€


Frecuencia y duración: 1 vez por semana, 1 hora y media.

Ciclo Lectivo: de octubre a junio (ambos inclusive), septiembre y julio opcionales.

Público: jóvenes y adultos de todas las edades.

Instrumentos: guitarra, bajo, batería, teclados y canto.

 

Échale un vistazo a nuestro Canal de YouTube para ver a nuestr@s alumn@s en acción.

Taller de Composición

con César Pop

César Pop
Profesor: César Pop

* Este curso se imparte en módulos de 12 clases

Las canciones que escribimos provienen de las canciones que escuchamos. Eso no quiere decir que nuestras canciones no sean originales, claro. Lo que quiere decir es que cuando escribimos nos basamos – conscientemente o no – en una mezcla de las ideas que les hemos escuchado a otros, y las trasladamos a nuestro propio y único mundo, para extraer del mismo canciones en las que plasmamos nuestra propia manera de sentir la música y la vida. No voy a explicarte cómo se escribe una canción. No creo que exista un método. Mi función consistirá en acompañarte, y guiarte si en algún momento del proceso te sientes perdido.

Cada taller de composición tendrá una duración de doce semanas, y estará dividido en dos etapas:

1 – Durante las primeras ocho semanas trabajaremos en la composición.

Estudiaremos algunas de las canciones que te gusten e identificaremos sus elementos (melodía, armonía, letra y estructura), con el fin de emplear esos conocimientos en tus futuras creaciones.

2 – Las últimas cuatro semanas las dedicaremos a la grabación de una maqueta.

Una vez tengamos algo que nos guste, llegará el momento de pasarlo “a limpio”. Primero en papel, y después en un soporte de audio. Esta etapa será más breve y relajada, y consistirá en grabar de forma sencilla las canciones que hayamos escrito (una base de guitarra o teclado y voz, y tal vez algún arreglo básico más), para poder seguir trabajando sobre ellas. Para ello, emplearemos un sistema de grabación sencillo, como el que cualquiera con un ordenador, una tarjeta de sonido y un micrófono puede tener en su casa.

 

Precios

Matrícula: 20€

12 clases: 480€
Frecuencia y duración: 1 vez por semana, 1 hora

Ciclo Lectivo: de octubre a junio (ambos inclusive)

Público: jóvenes y adultos de todas las edades

Las canciones que escribimos provienen de las canciones que escuchamos. Eso no quiere decir que nuestras canciones no sean originales, claro. Lo que quiere decir es que cuando escribimos nos basamos – conscientemente o no – en una mezcla de las ideas que les hemos escuchado a otros, y las trasladamos a nuestro propio y único mundo, para extraer del mismo canciones en las que plasmamos nuestra propia manera de sentir la música y la vida. No voy a explicarte cómo se escribe una canción. No creo que exista un método. Mi función consistirá en acompañarte, y guiarte si en algún momento del proceso te sientes perdido.

Cada taller de composición tendrá una duración de doce semanas, y estará dividido en dos etapas:

1 – Durante las primeras ocho semanas trabajaremos en la composición.

Estudiaremos algunas de las canciones que te gusten e identificaremos sus elementos (melodía, armonía, letra y estructura), con el fin de emplear esos conocimientos en tus futuras creaciones.

No te diré cómo tienes componer. No existe un método. Es frecuente, por ejemplo, que a un compositor se le pregunte si una canción se empieza por la letra o por la música. Así mismo, también es frecuente que la respuesta a esa pregunta no sea concreta, puesto que el proceso creativo puede empezar de muchas formas diferentes. Se puede arrancar con una melodía, con una frase, con la idea de algo que se quiere contar o de una sensación que se quiere transmitir, con un ritmo, con una secuencia de acordes…Cada quien tendrá sus preferencias, está claro, pero dudo mucho que haya quien emplee siempre el mismo sistema. Desde luego no es mi caso, ni el de ningún compositor que conozca o sobre el que haya leído.

Escribimos para conmover (y conmovernos), y lo que nos conmueve es misterioso. Ahí está la gracia, y por eso el proceso de composición es tan personal. Yo te escucharé, y trataré de ayudarte a que no te pierdas en tu proceso creativo, ofreciéndote posibilidades cuando no sepas por dónde seguir, o dándote una visión externa del trabajo que estás haciendo y planteándote alternativas cuando lo considere oportuno.

Nuestro objetivo será terminar un mínimo de dos canciones, pero eso dependerá del ritmo de trabajo que logremos alcanzar, de las exigencias que nos impongamos, y también del tiempo que le dediques a trabajar fuera de las clases. La composición es un proceso lento, de mucho ensayo y error, y de mucho descarte (dicen por ahí que el primer objeto que debe de entrar en el estudio de un creador es la papelera). Del mismo modo que debemos dedicarle horas de estudio a un instrumento, lo tendremos que hacer para desarrollar nuestra faceta creativa. 

2 – Las últimas cuatro semanas las dedicaremos a la grabación de una maqueta.

Una vez tengamos algo que nos guste, llegará el momento de pasarlo “a limpio”. Primero en papel, y después en un soporte de audio. Esta etapa será más breve y relajada, y consistirá en grabar de forma sencilla las canciones que hayamos escrito (una base de guitarra o teclado y voz, y tal vez algún arreglo básico más), para poder seguir trabajando sobre ellas. Para ello, emplearemos un sistema de grabación sencillo, como el que cualquiera con un ordenador, una tarjeta de sonido y un micrófono puede tener en su casa.

Una maqueta siempre es de mucha utilidad. Nos sirve para observar nuestra canción desde fuera y detectar matices que queremos mejorar, para mostrársela a otra gente y conocer su opinión, o para que los músicos con los que la vamos a tocar la entiendan mejor de lo que lo harían si nos limitásemos a darles un papel con la armonía escrita, o si les tocásemos la canción directamente en el local de ensayo.

La maqueta es un producto de muchísima utilidad en la fase intermedia entre la composición y la grabación.

 

* Los plazos no tienen por qué ser exactamente estos. Podremos variar en función de cada caso.

¿Tienes Dudas?

Solicítanos más información a través del siguiente formulario: